De Rodríguez en Rodríguez


Déjame atravesar el viento sin documentos, que decían. 

Yo lo que quiero es atravesar el tiempo. 

 

¿Trascender, o sólo ser?

A la pregunta contestaba un Rodríguez. 

 

Yo quiero que la arcilla se cuele entre mis dedos en las montañas de Afganistán, ver a los osos en Asia y bucear entre monstruos marinos al ritmo de Beethoven. 

 

La esencia se diluye y la técnica nunca se aprendió. 

¿Dónde están las lecciones de los maestros? 

Unas se las llevó Steiner a la tumba un día de estos, otras quedan registradas en una edición de Siruela de tapa blanca. 

 

Permítanme apuntarlo en la libreta otra vez: no vuelvas a salir de casa sin libreta. 

En mayúsculas mejor. NO VUELVAS A SALIR DE CASA SIN LIBRETA. 

 

Y añade: escribe siempre en boli, que la tinta no se borre. 

No vayas a decir algo digno de Rodríguez, y tú aquí sin un papel donde perder tus pensamientos, 

sin un café en mesa de piedra, 

sin una soledad con quien jugar en esas horas, 

de Rodríguez. 

 

Jaime Pérez-Seoane Z

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s