Feliz No Constitución.


En Alicia en el País de las Maravillas la inmortal niña protagonista descubre en su periplo una gran mesa donde tiene lugar un concierto de teteras dirigido por el Sombrerero Loco y la Liebre de Marzo con el pobre Lirón como somnoliento asistente. Es quizás una de las escenas más geniales y surrealistas de la literatura captada magistralmente en la película posterior de Disney. Resulta que en esa merienda los asistentes están celebrando su No Cumpleaños porque, como bien explica el Sombrerero, para qué celebrar sólo un día del año si puedes celebrar los otros trescientos sesenta y cuatro.

En España los partidos nacionalistas viven un surrealismo tan similar que no celebran el día de la Constitución Española pero celebran, sin darse cuenta, su no cumpleaños el resto de días del año. Ni PNV, ni Bildu, ni ERC, ni PdCat, ni Compromís ni En Comú acudieron este pasado jueves al congreso a celebrar los cuarenta años de nuestra carta magna, como es su costumbre desde hace ya unos cuantos años. Esta vez sí estuvo el coordinador general de lo que queda de Izquierda Unida, si es que queda algo, Alberto Garzón, quien no lo hacía desde el 2011. Supongo que tendrá buenas razones para hacerlo. De lo que no se dan cuenta es de que llevan celebrando esa misma ley suprema, desde que fue creada y aprobada por los españoles en el año 78, con su asistencia al congreso y su presencia en las instituciones desde entonces porque es gracias a ella que pueden hacerlo.

El surrealismo es tal que aprovechan para demostrar su descontento un día en el que no hay actividad parlamentaria en la que pueden ejercer su derecho a cambiarla pero sí asisten, y cobran sus merecidos sueldos y sus dietas como parlamentarios electos por la soberanía expresada a través del voto, el resto de días. O más o menos.

Y es que estos mismos partidos representan supuestamente la opinión de millones de españoles que quieren dejar de serlo pero que precisamente pueden expresar que no quieren serlo en libertad y seguridad gracias a esa misma constitución.

Dentro de poco asistiremos a una discusión similar a la de esos campesinos que no creen en Arturo, rey de los bretones, vencedor de los sajones, en Los Caballeros de la Mesa Cuadrada de los Monty Python porque una furcia natatoria le ha entregado esa potestad en una absurda ceremonia acuática.

Como si el refrendo de millones de españoles que salían de una larga y oscura dictadura fuese lo mismo que la decisión de la Dama del Lago.

O no, espera, creo que ya estamos en esas discusiones.

 

 

Carral del Prado.

 

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s