Tiempo de Donalds


Cada vez apelo más a la desesperada idea de lo distintos que podemos llegar a ser los seres humanos. El reciente descubrimiento de un hueso de mujer con un trazo de Neandertal en su ADN me anima a creer que hay más mezcla de la que se dice, y que la idiotez que reina hoy no es causa de nuestra propia degeneración, sino una cuestión de cruce de genes con los de otras especies, algunas incluso con al menos tanta capacidad de defraudar como la nuestra.

Tras la desaparición de Jamal Khashoggi, el periodista crítico con Arabia Saudí del que se perdió el rastro tras entrar en el consulado árabe en  Turquía, Trump confió en que el gobierno de sus amigos árabes no tuviera conocimiento, o peor, algún grado de implicación, en el asunto. La sospecha más extendida mientras escribía esto era que Khashoggi había sido asesinado a conciencia, aunque puede que su muerte se haya producido accidentalmente tras un interrogatorio. Se habla cada vez más de descuartizamiento. La cosa pinta mal, muy mal.

Pronto tendremos una verdad al respecto. Mientras,  “The Donald” ha relajado ya su discurso, en vista de que la realeza Saudí, que ha prometido una investigación para esclarecer los hechos, ha dicho que habrá represalias si EEUU toma medidas contra el régimen. Ya le pasó, en su escala y proporción, a España con el asunto de las armas.

Esta mañana, en un aeropuerto de California donde la vida me ha vuelto a demostrar que el sentido común nos ha abandonado definitivamente a nuestra suerte (mi día ha sido una sucesión de odas al absurdo que ya narraré) he visto en una entrevista que Trump alababa a los Saudíes, sus grandes aliados contra el terrorismo e Irán.

No voy a dedicarme a criticar la política de Trump, aunque muchas de sus medidas choquen con mis ideas. Desde que comenzó el live show que es su presidencia, ha implementado políticas proteccionistas y cerrado fronteras al comercio, algo en mi opinión poco propio a estos tiempos. En su colección de decapitaciones domésticas se incluyen prácticamente todos los que se oponen a su forma de ver la vida pública: oposición, compañeros de partido, subalternos, jueces, mujeres con los que se le relacionó, medios de comunicación, líderes de otras naciones, inmigrantes, y un larguísimo etcétera han sufrido los ataques, insultos y condenas de parte del ilustre caballero de la peluca platino del fondo de la barra.

Si nos atenemos a puros criterios maquiavélicos, puede que se trate de uno de los mejores en lo suyo. Nuestro tiempo ha ido concediendo una nueva definición a la política, y los resultados otorgan argumentos a Trump. A través de sus políticas de fronteras, sus medidas de fomento de la productividad local bajando impuestos (algo que aplaudo y desearía ver replicado en España algún día), sus oportunas amistades y convenientes enemistades, los Estados Unidos han registrado el mejor dato de desempleo en décadas y han fortalecido el dólar hasta hacerlo imparable. El racismo, la desigualdad, la incultura (más allá de los círculos de élite) y los traumas sociales en torno a la violencia juvenil y el individualismo siguen creciendo también, aunque esas son métricas secundarias en la carrera por el éxito de los paises. 

El estereotipo y yo coincidimos en que la estadounidense es una sociedad más enfocada en el individuo y las metas, mientras los europeos (los que vivimos en La Ya Difunta Vieja Europa, al menos) somos más de hacer camino al andar, y de reír y de llorar en colectividad. Esto nos vuelve menos competitivos habitualmente, es verdad, y menos patriotas, y muchas otras cosas. Y, aunque tiremos piedras sobre nuestra propia historia, el progresivo triunfo de la idiotez nos duele. Por muchos que puedan llegar a ser sus éxitos en la práctica política, yo seguiré llorando a los Donalds de nuestro tiempo.

 

Jaime Pérez-Seoane Z

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s