Apagón perpetuo


En el alto de aquella colina, a media hora a pie desde la casona donde Felipe había saboreado hasta el aburrimiento las mieles de la infancia, el cielo era tan claro en las noches despejadas que se vislumbraba prácticamente todo hogar y todo edificio oficial de oeste a este de la ciudad: El Palacio Presidencial, la zona Ministerial, el decadente barrio universitario y el Área de Investigación y Salud – el barrio más moderno y transformado de la ciudad -. En el sur la ciudad se difuminaba hasta morir en un apagón perpetuo, un colosal barrio a oscuras sólo perceptible por obra del reflejo de la luna en las noches claras. Las siluetas de viejas iglesias, entre las que se confundían las ruinas de lo que fuera una magnífica catedral, y las calles que las rodeaban, ya no eran sino un invernáculo para espíritus errantes que se ocultaban de la sociedad. Se decía en los círculos populares que los niños que allí nacían eran semillas del olvido, que estaban condenados al silencio eterno.

Felipe y Margarita vivían ajenos, resguardados por su amor bucólico, a lo que fueron los tiempos de adoración de las muchas deidades que habían sido objeto de culto. Sólo leían, de pasada, las escasas líneas que podían encontrarse en libros de texto, y escuchaban con incredulidad las historias de antecesores y viejos conocidos, hoy considerados locos, que recordaban los tiempos en que el hombre no sólo era hombre, tiempos en que su existencia iba más allá. Las representaciones de la vida – después de la vida – vivían, al contrario que entonces, en numerosos hogares, en abundantes almas. Despiertos o adormecidos, todos los que vivieron el tiempo de Felipe Guevara y Margarita Villaverde escucharon leyendas de un fundador, un creador que prometía a quienes lo seguían un retorno a la vida después de terminarse esta. Ese ser de múltiples retratos y reputaciones era, en el tiempo de Los Científicos, un fantasma.

Jaime P. Seoane
(Pedacitos de novela)

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s