Corriendo


¡Corriendo!

Hace seis meses,
¡Corriendo ibas a ser autoridad en la cocina!
Corriendo entre fuegos habría vida.
Corriendo una berenjena sería objeto de maestría,
un desayuno tanto más que cafeína.
¡Corriendo, hace seis meses, corriendo!
Corriendo ibas a aguardar que en tus cobijas amaneciera,
Tu cuarto en suite convertirías,
tu lecho en lago de agua salada,
tu salón en oficina.

¡Corriendo!

Hace seis meses,
¡Corriendo hubieras dispuesto que el tuyo era mi lado del abismo!
Que en la orilla habría un puente de vidrio
que franquear el océano (sólo una vez) permitiría.
Que resistirá si al tiempo lo cruzamos, cuando de cruzarlo llegue el tiempo.

¡Corriendo!

Hace seis meses,
¡Corriendo iba yo a sospechar de medio año un dichoso día!
Uno de cine para adultos entre pellizcos,
Uno de luces de concierto y aspirinas,
Uno en que toda pequeñez fuera la vida.
Una comida, una cinta por una siesta interrumpida,
un sueño de atardecer y una rápida poesía.
Un saco de besos y un despertar,
y un volver a empezar.

¡Corriendo!
Hace seis meses,
(¡Contigo!)
Con el corazón en la mano como hace seis meses,
los músculos tiesos y la piel erguida,
como todas las veces desde siempre,
como siempre es siempre desde hace seis meses.

¡Corriendo!

Hace seis meses,

Iba a anhelar otros seis, y siempre seis, indefinidas veces, incalculables meses.
Corriendo mientras las yemas de mis dedos puedan recorrer tu espalda,
confluyendo en tu cuello,
en tu mejilla,
en tu boca.

Corriendo, mientras la muerte lo consienta.

Jaime Pérez-Seoane de Zunzunegui

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s