El mundo desde arriba


El mundo desde arriba se ve de otra manera. Igual que se ve de otra manera el mundo desde abajo, desde la izquierda o la derecha. Las personas, los objetos y los actos ofrecen un ángulo distinto a quién lo mira, en función de en qué posición se encuentre. Dependiendo de qué par de ojos lo miran, todo puede variar.

Y ese es el mundo, nuestro mundo, el único posible y el único existente hasta donde yo puedo ver. El de las mil miradas y las mil lecturas. El de la historia de según quién la cuente. El de la relatividad.

En el mundo, el de las tropecientas opciones, nos pasamos la vida tratando de que nuestra visión sea absoluta, de que nuestro ángulo se convierta en círculo. Somos tan cabezotas que se nos amontonan los debates y somos incapaces de cerrar ninguno. Lo decía un buen día de estos un viejo amigo, el que llamaban Rodrigo. Lo dijo tal cual hizo hace más de una primavera. “Hablamos de lo mismo ahora que hace cien años”. Israel y Palestina, el África olvidada, la sobrepoblación mundial, los chinos, los rusos, los árabes, la religión, el amor y la infidelidad, el norte contra el sur y la hamburguesa contra la comida mediterránea. Incluso Messi contra Ronaldo suena a debate del siglo pasado.

¿Quién tiene la razón en el conflicto de Israel? ¿Quién ve solución en la política Europea? ¿Quién es un corrupto y quién un político práctico? ¿Con qué perspectiva se decidió quién es el mejor jugador de fútbol del mundial? ¿Qué carajo importa realmente en todo esto? ¿Tenemos autoridad para decir nada? ¿O deberíamos hacer caso de los expertoides que hablan en la radio? ¿Es una, o son muchas las ópticas correctas? ¿Quién es capaz de decir algo con dos dedos de frente de vez en cuando?

Y en definitiva, la pregunta esencial.

¿Nos importa una mierda?

Que el mundo se ve distinto desde arriba es algo que puedo decir con autoridad. Lo puedo decir con la autoridad que me da juntar este montón de letras desde arriba. Bajo el monstruo de acero que me ayuda a cruzar el océano Atlántico veo las calvas a las nubes. Veo un mundo empequeñecido, separado por majestuosos mares y selvas que hacen menos ruido que montones de coches y fábricas que desde aquí resultan diminutos. Veo pedazos de tierra infestados de edificios, habitados por charlatanes (a quienes no alcanzo a reconocer desde aquí) que prefieren invertir sus existencias en imponer su forma de ver las cosas a otros en lugar de entender que ese es un cuento de hadas. En lugar de aprovechar al máximo sus vidas.

Aprovechar la vida. Que principio tan extendido, y debatido también. La vida se puede aprovechar, como ver, de cientos de miles de millones de formas. Y en cada uno está (para cada uno) la acertada. Uno puede entregar su vida a la ciencia por el bien del progreso de los hombres y otro puede gastar su tiempo en hacerse más guapo, más rico o más interesante. Otro creerá que llenar su cama de mujeres y/u hombres cada noche sea en realidad su fin en la vida, y otro que entregarla a una persona sea el camino para su felicidad. Los hay quienes la viven solos. Los hay que creen que vivir en y con la naturaleza es aprovechar la existencia y los que prefieren entretenerse entre metales en la ciudad. Unos buscan gloria y otros popularidad. Unos quieren guerra y otros quieren paz. Unos procrear y otros destruir.

Muchas formas de ver el mundo tienen sentido, especialmente cuando se comprende desde qué ángulo se está mirando. Otras no tienen ni pies, ni cabeza, ni cuerpo.

Desde arriba veo algo. Veo que la clave para buscar la felicidad está en encontrar el ángulo que se quiere utilizar. Desde arriba lo digo: A mi me gusta mirar el mundo desde arriba. Desde arriba veo más de lejos y me acerco sólo a aquellas visiones que llaman mi atención. Desde arriba reconozco la desdicha y la fortuna con antelación. Ni desde arriba se abarca todo, pero se comprende bastante desde arriba. Y bastante se comparte arriba, si se sube de la mano de un ángel.

Jaime Pérez-Seoane de Zunzunegui
@jaimeperseo

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s