Salida de emergencia


– ¿Está usted cómodo en la salida de emergencia? – La afable voz de la azafata sacó a Mauro de su letargo. – Sepa que deberá asistir a otros pasajeros si es necesario. –

El gigantesco mulato reveló varios huecos en su dentadura al asentir. El campesino vallecaucano de sesenta y cuatro años, diagnosticado de cáncer cerebral, por fin volaba en avión. Su destino, Bogotá, donde había crecido, fruto de su remota pasión con la sobrina de su terrateniente, su única y desconocida hija.

– Tranquila, joven. No moriremos ahorita. Un ángel de Dios me espera para abrirme las puertas del cielo.

 

 

Jaime Pérez-Seoane de Z

@jaimeperseo

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s