Cien mil y más momentos


Hay días que te imagino poner huevos de gallina, por gallina turuleta. Hay días que soy gallo y tu eres lora, otros gato y tu pantera. Hay noches en que somos lobos a quien la luna tararea.

Hay días que no hay día, no hay ni huevos ni avechuchos majaretas. Hay días que eres mía y esos días nada cuenta. Hay días que eres fría y esos días todo espera.

No importa que forma tengas ni que animal prefieras,

Como seas tu así eres, y para mi, ¡ya lo aprendí!

Para mi así eres perfecta.

Hay tardes que eres sol y sólo con sonreír calientas. Hay tardes que eres hielo y entre estufas me congelas. Hay tardes clareadas de ir al parque a dar mil vueltas como hay tardes de tormenta, tardes de cine y letras.

Hay tardes de verano y atardeceres lentos. Hay noches de ebrio esperpento y otras de dulces sueños. Hay resacas de infierno y despertares de pan fresco, crepúsculos eternos y otros en que vuela el tiempo.

Los hay lentos y callados y otros de ruido y viento, de dulce amor salado y también dulce amor violento. Los hay todos y su opuesto, a todos da espacio el tiempo. Los hay tiernos y vehementes, los cien mil y más momentos.

Nada cambia si estás fría, disgustada o somnolienta.

Los rayos de luz y fuego esperan, en tus ojos, el anhelo de su vuelta.

Jaime Pérez-Seoane de Z

@jaimeperseo

Anuncios

Un pensamiento en “Cien mil y más momentos

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s