Cuando no esté.


Cuando no esté, búscame donde siempre estuve. En una copa vacía, en una calle desierta.

Cuando dejes de oírme, vuelve al silencio de una mañana de sol o escúchame en el galopar de la lluvia sobre tu ventana en un día de tormenta.

Cuando no me veas, mira al suelo. A cualquier suelo. Hunde tus pies en el barro frío donde se mezclan, húmedas, mis miserias. Deja que se escape entre los dedos de tus manos la arena fina de mis alegrías desperdigadas por el viento.

 Cuando quieras tocarme, agarra fuerte a la persona querida. Bésala hasta mojar su alma. Aprieta fuerte como si se fuera a escapar.

 Cuando me haya ido, recorre mis lugares. Un cenicero lleno. Un mar picado. Una mañana pastosa o cualquier sitio olvidado.

 

Carral del Prado.

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s