Carta de desagradecimiento


No quedará de ti otro recuerdo que estás líneas,

porque no hay lugar en el recuerdo para las pasiones artificiales.

No perduran las palabras perecederas de un alma fugitiva que huye sin saber a donde,

que camina sin saber de qué están hechos sus pies,

sin dejar huella.

No quedará de ti otro recuerdo que estas líneas

porque no hay lugar en el recuerdo para lo indiferente.

No se guarda lo inservible porque sobra.

Sólo enternece y provoca compasión antes de ser arrojado para siempre.

No quedará de ti otro recuerdo que estas líneas

porque no hay lugar en el recuerdo para lo caprichoso.

Se sentencia su olvido y se ajusticia con aguardiente.

No quedará de ti otro recuerdo que estas líneas,

porque no hay lugar en el recuerdo para lo miserable.

Sólo quedan palabras que disculparán a cualquiera que no te recuerde.

Jaime Pérez-Seoane

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s