Acerca de la objetividad en el Periodismo.


Como estudiante de periodismo que soy siempre me ha preocupado el asunto de la objetividad en mi futuro trabajo como profesional de la información. Incluso desde antes de empezar la carrera era un asunto que me llamaba poderosamente la atención. ¿Qué es la objetividad? La objetividad para el común de la gente supone contar una noticia sin añadir opiniones propias que puedan desvirtuar la información; esto es, ir directamente al hecho. Suponía, antes de empezar, que sería uno de los pilares básicos de la carrera el enseñar a chavales como yo a ser objetivos a la hora de tratar una noticia y así ha sido. Sin embargo a lo largo de estos años mi concepto de la objetividad ha ido cambiando, tanto es así que a día de hoy puedo decir que soy contrario a esa idea de objetividad que he planteado antes.

 

Algunos estaréis pensando que cómo un futuro periodista puede ser contrario a la objetividad, mal empieza este chico. Desde luego tenéis más que justificada esa opinión pero creo sinceramente que ser una radical de la objetividad puede llegar a desvirtuar la labor de un periodista hasta quitarle completamente la principal virtud de esta profesión y en la que creo ciegamente: la labor de ser el cuarto poder del estado que denuncia los fallos de los otros tres.

 

Para ilustrar mi opinión os pondré el ejemplo de Siria. En este país árabe se ha llegado a una situación de guerra civil en la que hay un poder claramente superior respaldado por un ejército mucho más poderoso que su oponente: el ejército sirio, leal al régimen de Bachar al Assad, y el autodenominado ejército libre de Siria formado por grupos de guerrilleros civiles y desertores de la policía y el ejército. Estas semanas en la prensa hemos podido leer las atrocidades que está cometiendo el ejército pro gubernamental, sobre todo en el asedio a la ciudad de Homs. Bombardeos indiscriminados y ataques sin piedad sobre barrios civiles sin ningún valor militar que han provocado cientos de muertes incluidas mujeres y niños. Pues bien si en este caso aplicáramos la idea de la objetividad se podría resumir la noticia así (de manera reducida para el ejemplo): “El ejército sirio ha bombardeado un barrio de la ciudad de Homs causando numerosas víctimas civiles”. No estamos diciendo nada que no sea verdad ni hemos manipulado la información pero a todas luces la noticia se queda coja. Desgraciadamente en este mundo hay buenos y malos y ciertos actos están exentos de subjetividad. El matar a siete mil quinientas personas- cifra oficial de muertos en lo que lleva la guerra de Siria- es algo terrible y no cabe discusión. Bachar el Assad tiene una trayectoria dentro de su país y a nivel internacional que puede ser discutida pero es culpable de cometer crímenes de guerra y eso sí es algo objetivo y por supuesto hay que contarlo porque esto ya no es una opinión. El trabajo de periodista implica posicionarse, si una persona trabaja sobre el terreno de manera honesta y responsable y comprueba por sí mismo los actos que allí se cometen y sus justificaciones, a la hora de contar la noticia necesariamente tiene que contar su opinión porque la contextualización de una noticia- algo absolutamente necesario- implica necesariamente las impresiones del periodista.

 

Lo que quiero decir es que no podemos pretender que una persona no sienta nada hacia lo que sucede a su alrededor porque entonces sería como encargarle el trabajo a un robot.

 

Otro factor que influye en esto es la neutralidad. Uno puede pensar que siempre hay que ser neutral y es cierto. Hay que ser neutral de primeras pero si existe desigualdad, abuso, represión, falta de libertades, ocultación de la información o cualquier ilegalidad o deshonestidad sea por las razones que sea hay que saber discernir quién es quién y de ahí, inevitablemente, deducir quién es el o los que están cometiendo delitos y denunciarlo.

Decía uno de los grandes del periodismo que ser neutral en el tratamiento del Holocausto judío cometido por los nazis es ser cómplice de estos últimos. Efectivamente es así. Defender a sabiendas a quien es culpable u omitir información porque es contraria a los ideales del que cuenta la noticia es ser mal periodista y de la misma forma es un error tratar de ser objetivo cuando la situación implica denuncia y posicionamiento.

Hay que contar el hecho objetivo, narrar las acciones que se desarrollan, citar las palabras que dicen los protagonistas, contextualizar todo ello y una vez hecho esto la opinión del que ha hecho este trabajo tiene el mismo valor que todo lo contado antes porque no podemos olvidar que los periodistas ejercen una labor de transmisores de opinión.

El periodismo, por lo general o en esencia, cambia el mundo y ayuda a que sea mejor. La falta de objetividad es un defecto que pervierte todo sí, pero el exceso de objetividad puede provocar el efecto de relativizar todo y no ser capaces así de discernir entre el bien y el mal, lo correcto o lo incorrecto o simplemente no diferenciar la verdad de la mentira.

 

Carral del Prado.

Anuncios

Un pensamiento en “Acerca de la objetividad en el Periodismo.

  1. Bachar ala Chat

    Opino que la objetividad en el periodismo implica necesariamente cierto balance, cuando la noticia que estamos tratando se situa en un marco desigual. El ejemplo de Siria no podia ser mejor: El ejercito de este hombre, que ha matado a 7500 civiles inocentes, esta bombardeando aqui y alla. No se miente, no se falta a la verdad, pero la valoracion esta implicita. Creo querido amigo Carral que lo que desvia la objetividad de su -esto chirria- objetivo es la ignorancia del lector (sin intencion de insultar, es una ignorancia objetiva!), que no nos permite tomar el enfoque adecuado a cada barbiturrillo de palabras que componen una noticia idealmente objetiva.

    Mi buen amigo, seras un gran periodista a pesar de que nunca, y digo nunca, tus noticias seran neutrales (lo que no queremos que sean), pero, aunque parezca que te estes mojando, estoy seguro de que seras objetivo, ya que no haras otra cosa que ya haces, y es relatar lo que vives y ves.

    Lo siento por la falta de tildes y signos de puntuacion, pero escribo desde un teclado para enemigos del castellano.

    Responder

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s