Peligrosa analogía.


Hoy hace exactamente un mes que se constituyó el denominado “Movimiento 15 – M”, un movimiento ciudadano espontáneo, pacífico, dialogante, apolítico y horizontal, esto es, sin líderes visibles ni dirigentes.

Al igual que muchos otros españoles yo me lancé a la calle en cuanto pude y me pasé por Sol. Las impresiones ya las escribí aquí en su momento y poco más puedo decir. Era algo que ilusionaba. De pronto todo el mundo, sin pensar en sus diferencias, se quejaba como si de una misma voz se tratara de la situación política y económica, de la crisis social que estamos viviendo. Y con mucha razón. Todos tenemos muchas razones para quejarnos y si no levantamos nuestras voces como ciudadanos libres y democráticos y no les exigimos cuentas a los políticos corremos el riesgo de convertirnos en un pueblo dócil y aborregado. Corremos el riesgo gravísimo de que los políticos se aprovechen de ello. Y esto ya ha pasado, a los que nos gusta la Historia sabemos identificar los errores que ya se han cometido a lo largo de nuestro recorrido como país. ¿Un pueblo dócil y aborregado? Tenemos ejemplos para aburrir, empezando por las monarquías absolutas de los Austrias, el despotismo ilustrado de los primeros Borbones, pasando por Fernando VII y el desastroso siglo XIX hasta llegar a la monarquía de Alfonso XIII la dictadura de Primo de Rivera, la Segunda República, la Guerra Civil y la dictadura de Franco. Y es aquí donde radica la peligrosa analogía. En la pérdida de valores de la sociedad y en la falta de dirigentes responsables que sepan actuar de acuerdo a las exigencias de la situación.

El otro día mi amigo me enseñaba los vídeos de la gente que se agolpaba a la puerta de su casa insultando a su padre, el cual mostrando un aplomo que impresiona, bajó a la calle para tratar de dialogar con ellos cosa que, por supuesto, al ser una masa enfurecida, no consiguió. Su padre es el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, y los que se habían congregado a la puerta de su casa eran supuestos indignados que forman parte del “Movimiento 15- M”. Se mostraban agresivos, intolerantes y cerriles. Pues bien si en esto va a caer este movimiento se van a encontrar con mucha gente, como yo, que se va a convertir en un desencantado y que va a perder las ganas de apoyarles. Me gustaría saber si estos que se congregaron a la puerta de la casa del alcalde saben algo de su propia Historia. Si saben cómo acabó España en una guerra civil tan cruenta como la del 1936- 1939 y que nos dejó un país devastado, unos rencores y odios que se están mostrando difíciles de olvidar y una dictadura de cuarenta años.

Sí, puede parecer exagerado lo sé. Pero así funcionan las cosas. Nadie se espera nada y con tres golpes de efecto acaba un país puesto del revés. Durante la Segunda República, desde sus primeros días, la gente consideró que había llegado el momento de tomar las calles y cada día se producían atropellos de los derechos de un grupo o de otro. Monjas increpadas, conventos quemados, obreros despojados de sus derechos condenados a una vida en la miseria, etcétera…

No parece ser la misma situación, no hay tantos alborotos pero están empezando. Nadie se esperaba la Primera Guerra Mundial y con el asesinato de Francisco Fernando, el heredero de la monarquía austrohúngara, en Sarajevo todo se precipitó. Nadie se esperaba la Segunda Guerra Mundial después del horror de la Primera pero los alemanes votaron a Hitler como presidente y, llegado un punto, se entregaron ciegos a sus designios.

A alguno os seguirá pareciendo exagerado pero no lo es tanto si vemos las fisuras que ya se están empezando a notar entre los países miembros de la Unión Europea.

Y aquí en España ¿y si en alguna de estas protestas a algún policía se le va la mano y mata a un manifestante? ¿Podemos prever las consecuencias de eso? No creo que seamos capaces y es algo que no es tan difícil que pase.

Los miembros activos del 15- M deberían comenzar a plantearse el tener líderes visibles, personas honestas y capacitadas para ejercer un liderazgo inteligente que los mueva a conseguir las metas propuestas sin vulnerar derechos ajenos ni actuar como masas descontroladas. Todavía están, estamos si lo queréis, a tiempo de reconducir este movimiento idealista que aún atesora las esperanzas de muchos de nosotros.

 

Carral del Prado.

 

P. D.: Os dejo el link al artículo de mi amigo que se ha publicado hoy en el diario El País.

http://politica.elpais.com/politica/2011/06/14/actualidad/1308083113_488451.html

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s