La Puerta del Sol un 18 de mayo.


El inicio de la calle Montera ya vaticinaba la que se estaba montando un poco más abajo. Gente de todo tipo bajaba la calle peatonal en dirección a la Puerta del Sol de donde llegaba un bullicio desordenado todavía por la distancia. Las prostitutas miraban con indiferencia en busca de su próximo cliente pero parecían ser las únicas que sentían eso, no me meteré en los porqués porque son profundos y personales. La gente que bajaba andaba nerviosa, ilusionada, con algo en la cabeza. Y así bajaba yo, con la carpeta en la mano porque venía directo de clase. Lo cual me va a causar más de un disgusto porque digo yo ¿justo en mi época de exámenes, las semanas de actividad más frenética del año, tienen que caer las protestas? Pues sí, y como es así al carajo con estudiar por unas horas. Yo esto lo quería ver. Quiero formar parte de ello.

Unos cuantos metros antes de llegar a la plaza se encontraban esos señores tan bien uniformados en posición firme, a un lado el casco y al otro la porra. La policía municipal. Y unos pocos metros mas abajo, justo en el borde la plaza una imagen similar, la policía nacional. Todos con cara de pocos amigos aunque hubiera muchos amigos entre los que allí estábamos pues nuestras protestas son también las suyas, por una vez.

Una vez en Sol, la explosión. Miles de personas con carteles y pancartas. Jóvenes y viejos, mayores y pequeños. Había pijillos, había perroflautas, punkis, modernillos, tiraos, bohemios, culturetas, había hasta emos, incluso rockabilis y tanta gente normal y no tan normal que la primera reacción era extrañarse. ¿Pero qué hacen todos estos juntos? A esta pregunta le siguió otra sensación: incredulidad. ¡Era posible toda esa gente tan diferente junta! Pues sí, sí que lo es.

Lo de Sol está demostrando algo, no nos importan las diferencias si el fin merece la pena. Y el fin es cambiar. Sin ideologías y sin colores, sin el de turno en el cartel. No se escuchaban los gritos de siempre, ni había panfletos, ni un guía. ¡QUE NO! ¡QUE NO! ¡QUE NO NOS REPRESENTAN! Era una de las frases que se gritaba.

Al irme, no sin una cierta decepción porque me iba obligado, me di cuenta de que sin quererlo llevaba una media sonrisilla en mi cara y andaba más deprisa de lo normal. Estaba contento, sí, contento. Quizás esto no cambie el sistema pero quizás los que mueven el sistema sí que cambien o al menos duden aunque sea un poco. Me iba optimista y lo sigo estando mientras escribo esto.

¿Que no te convence? ¿No te lo crees? A lo mejor has leído, visto u oído en los medios que son cuatro jipis haciendo botellón (¡Y LUEGO DIRÉIS QUE SOMOS CINCO O SEIS! se cantaba también en alusión a estos medios), pues yo te digo que no es así. ¿Que no me crees? Pues pásate mañana y luego si no te convence estás en el mejor sitio de Madrid para darte un paseo y tomarte unas cañas, pero pásate, no pierdas la oportunidad.

¿Que todavía no has podido ir porque estás enterrado bajo papeles de curro, tienes que estudiar como un animal o porque tu jefe es un mamón con un látigo en vez de boli? Pues tranquilo, tenemos mañana, pasado y al otro para volver. Pero ve, no te lo pierdas. Protesta, quéjate y si no por lo menos maravíllate ante una concentración con el único ánimo de mejorar las cosas.

¡Nos vemos en Sol!

Carral del Prado.

P.D.: Os dejo una foto que hice, bravo por el que pegó el cartel.

Anuncios

Un pensamiento en “La Puerta del Sol un 18 de mayo.

  1. Pingback: Delorean, un viaje al futuro del indie español « El club de los periodistas muertos

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s