Radiohead.


Recuerdo muy bien la primera vez que escuché con atención una cancíón suya. Se trataba de “Karma Police”, uno de los éxitos con más repercusión comercial, no por ello despreciable (que carajo, ¡ Una obra maestra!). La escuchaba porque en esos días se me había metido en la quijotera aprender a tocar la batería, y me pareció un tema fácil para ir empezando.

Todavía no sabía que estaba conociendo al grupo de música que me robaría el alma.

¡Literalmente!  Porque las canciones de esta banda son tan poderosas que  transportan a uno a lo más profundo de sí mismo. Parece que las has compuesto tú, aunque nunca podrías haberlo hecho tan bien. Muchos las tildan de depresivas. Sin embargo, yo las veo como auténticas obras maestras definitorias de nuestro tiempo, de nuestra sociedad, y de lo más íntimo de cada uno a la vez.

*Veréis muchos directos, porque los clips originales suelen contener derechos que no permiten publicarlos en todos los “sites” de Internet. En cualquier caso, os recomiendo verlos en Youtube.

No quiero contaros la vida de Radiohead. Para eso, tienen una muy recomendable página web (“Radiohead: dead air space”), que además representa en su estética el espíritu que transmiten en todo lo que hacen, y, según parece, la web la actualizan ellos mismos. Para los más vagos, siempre queda la Wikipedia. Aún así, os presento a los componentes de la banda, que se lo merecen:

Thom Yorke: El líder de la banda. Un tipo curioso. Vegano, padre de dos hijas y un compositor genial. Lo toca prácticamente todo, incluido música electrónica (una afición que trasciende a Radiohead). Sus letras suelen ser existencialistas hasta inquietantes…¡Te quedas loco, vamos! Habla con la misma pericia de amor, como de progreso o de soledad. Un “cronista de nuestro tiempo”, además de un poeta.

 Los hermanos GreenWood: Johny es, quizás junto a Yorke, el alma máter de Radiohead. Considerado como el 60º mejor guitarrista de todos los tiempos por la revista Rolling Stone, es un virtuoso de la guitarra y un loco de los sintetizadores (por ejemplo, lo usa en la mencionada Karma Police).

Su hermano Colin es el bajista de la banda, como él mismo declara, “por necesidad” (los tres son unos talentosos multinstrumentistas a los que poco importa lo que tengan entre manos, porque hacen maravillas con prácticamente todo). Sus líneas de bajo son sencillas y muy profundas, como todo en Radiohead.

La percusión corre a cargo de Phil Selway, el culpable de que en un principio me enganchase a la batería, y uno de mis bateristas preferidos. Como suele ser habitual en las grupos de rock, ocupa un lugar secundario, pero ningún oído que merezca la pena despreciará su peculiar forma de tocar, idónea para las composiciones tan intensas de Radiohead.

Cierra la lista Ed O´Brien, el “otro” guitarrista (secundón por que le toca, ya que su forma de manejar una guitarra te quita el hipo). También le encontraréis en la lista de cien mejores guitarristas de la historia, según Rolling Stone.

Pues bien, estos cinco maestros son los culpables de que millones de personas hayamos encontrado nuestros sentimientos plasmados en su arte. Bajo mi forma de verlo, lograr eso es prácticamente imposible hoy en día; conseguir generar una música que sea popular, pero permanezca inmutable, como algo totalmente puro, como exáctamente aquello que querían transmitir. De eso estoy convencido… y me encanta. 

Y es que no sólo en sus canciones han demostrado ser unos artistas perfectamente adaptados a su tiempo, sino que en la práctica han sabido sacarle provecho. Lo demostraron cuando, en 2007, se lucraron con el fenómeno de las descargas en Internet,  al ofrecer (por iniciativa propia, rompiendo el vínculo que tenían con su discográfica) el álbum “In rainbows” de forma gratuita, a cambio de una donación voluntaria por el valor que el aficionado pensase merecía pagarse. El resultado: Más de 9 millones de euros limpios para repartir entre los muchachos.

De vuelta a lo musical, casi todos los “Long” de Radiohead han sido un bombazo comercial. Para mí, todos son también una joya (y no me refiero a lo rentables que fuesen):

 Los ingleses debutaron fuerte, en 1992, con el single de su primer disco (Pablo Honey): Nada más y nada menos que “Creep”.

Supongo que esta canción ha triunfado más allá de lo musical, porque todos nos hemos sentido “creeps” alguna vez. Primer intento… y los tíos se inventan uno de los himnos de la música moderna. Toma ya.

En 1995 publican The Bends, mejor que el primero. “Fake plastic Trees”(increible), “High and Dry”(un clásico) y “Street spririt”(la que más triunfó, colándose en el top 5 británico) son los tres temas imprescindibles, para mí.

Ok computer (triple platino y quizás el disco que les confirmó como una de las bandas más importantes de los noventa junto a Nirvana, Oasis, RHCP y pocos más), Kid A, Amnesiac… Se fueron sucediendo los discos que reventaban las listas de éxitos.

Y, con los años, siguen llegando los temazos que te llevan de viaje gratis por las profundidades del ser humano. Con esto llegamos al mencionado In rainbows, para mí otra brutalidad. Esta canción se llama “All I need”:

A la espera de un anunciado nuevo álbum, tenemos material más que de sobra para degustar Radiohead por muchas horas. Confío en que estos viajes de rock alternativo, en ocasiones un tanto psicodélicos, no os induzcan a hacer demasiadas locuras, sino que os hagan sentir mejor en el fondo.

Y si no os dicen nada, quedaros con la música que es una pasada, y olvidaros del resto.

J S

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s