Visiones del recuerdo. Parte II: Una chimenea.


El recuerdo es como el calor que desprende una gran chimenea encendida en una noche fría y oscura.

Te abraza de improviso sin darte tiempo a asimilar su llegada y te calienta y reconforta. Te hace sentir de vuelta a tu hogar, aunque estés lejos de casa. Te mece en un suave crepitar que adormece y despreocupa tu alma. Cric, crac y todo es como era entonces.

Tu mente vuela cálida, danza como un papel cuando cae al suelo, sobre las llamas antes de que se conviertan en cenizas humeantes.

Carral del Prado.

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s