Visiones del recuerdo. Parte I: La Niebla.


El recuerdo es como la niebla.

Durante el día el calor se acumula en la tierra y de la misma manera, mientras brilla el sol, la soledad se va acumulando en nuestro interior. Se impregna de ese olor a antiguo, a bosque, a lo que huele el barro del que un día salimos y al que algún día todos volveremos. Y cuando llega la noche comienza su magia.

Los sentimientos se van condensando y los recuerdos empiezan a emanar de nuestro interior, suavemente, en pequeñas pinceladas, en trocitos sueltos de imágenes vistas y sensaciones vividas. Lo va cubriendo todo, nos envuelve. Y al alba es imposible ver nada con nitidez.

El sendero se desaparece, la realidad se pierde en una blanca pared que la acoge con voluptuosidad y una fina nostalgia acaricia todo lo que se alcanza a ver y al cabo de un rato no hay sino difusas figuras que resultan familiares, de tiempos pasados, de tiempos más felices, que aparecen y desaparecen entre la bruma.

Carral del Prado.

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s