¡Maldita suerte!


 

Sólo recuerdo lo bello de entre lo más bello, que, hasta lo que he podido conocer, eres tú. Pensarás que te divinizo… Prefiero creer que esa es mi suerte. La suerte de conocer algo tan bello que requiere un ejercicio de fe, o ser un lunático. Y lo único que pide este lunático es tenerte un momento enfrente para decidir si en realidad te ama, o si eres otro escombro de los recuerdos de un tipo caprichoso.

Dejaré que me adelante el tiempo para poder correr detrás suyo, a ver si esta vez lo alcanzo más rápido que la última que lo dejé galopar sin control, o me vuelvo a dar por vencido, habiendo gastado una vida, y tengo que empezar la persecución de nuevo.

Me veo en sueños, dibujándome unas alas que no tengo.

Por eso caigo.

Y puede que la próxima vez no me levante.

J S

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s