“Ace in the hole” (El gran carnaval)


El “gentleman” Kirk Douglas protagonizó en 1951 este film dirigido por el maestro Billy Wilder. La película es una tragicomedia que muestra lo que el afán de poder de un periodista de Nueva York puede hacer. Douglas se deja caer en un pueblo del interior, y  aprovecha el dramático accidente que mantiene a un minero encerrado bajo tierra para montar un circo mediático y llenarse de gloria. En el tiempo en que mediatiza una historia digna de ser vendida a los tiburones de la capital, ejerce el papel de “macho Alfa” e intercambia sus más bajas pasiones con la esposa del desgraciado minero. El engaño es pleno: El periodista se presenta ante el minero como un amigo, ante su señora como un salvador, ante el mundo como un héroe.  En palabras del crítico Carlos Boyero, “Me parece la crítica más lúcida y feroz que el cine ha hecho nunca sobre la manipulación que ejerce cierto periodismo y sobre el morbo y el egoísmo de las masas.”

Ojalá el visionario Wilder  hubiese podido seguir la historia de los mineros Chilenos que han permanecido bajo tierra durante 69 días. Sin querer menospreciar el trabajo de un equipo de rescate que ha logrado salvar a 33 personas, no he podido evitar la comparación. Resulta que el “evento” se ha convertido en la retransmisión más vista de la historia de la televisión. Las portadas de los periódicos están inundadas de fotografías del presidente chileno abrazando a los nuevos héroes patrios. Las páginas de noticias se llenan de calificativos como emoción, euforia, vida, lágrimas. ¿Sensacionalismo justificado o un tremendo negocio?

El “morbo y el egoismo de las masas” han transformado una historia tremenda en otro gran carnaval.

¡Y en Hollywood ya han comprado los derechos!

J S

Anuncios

Un pensamiento en ““Ace in the hole” (El gran carnaval)

  1. rasflatari

    Una historia tremenda sí, ¿Cuál creen que habría sido la repercusión en los medios españoles, si al derrumbarse, la mina se hubiese tragado a los mineros? ¿Si el rescate de los hombres hubiese sido irrealizable y, por consiguiente,hubiesen quedado todos ahí atrapados o aplastados?
    Yo creo que si hubieran muerto todos, lo habríamos escuchado en las noticias de la noche un lunes, el miércoles hubiésemos visto un pomposo funeral de estado (y sus correspondientes políticos besando a las familias), y probablemente no se habría vuelto a saber del tema. Pronto se han olvidado los 2 terremotos que ha sufrido Chile este año, en el que murieron centenas de personas. No se ven ya enviados especiales en haití,cuando llegó a copar casi por completo los telediarios. Y los clásicos corresponsales van desapareciendo poco a poco. Las noticias no informan, y no es que la gente no quiera informarse. Quizás ese producto que venden les va bien así. Una bonita convivencia entre medios y política, con la cultura como mejor amigo, y la publicidad para unirlos a todos. La necesidad de obtener beneficios ecónomicos del informador, le obliga a enganchar al observador a su espacio informativo para que siga comprando y todo marche bien.

    Responder

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s