Extrañezas.


Qué extraño resulta obligarme a olvidarte; ya no difícil, extraño. Es algo antinatural, como obligar a un león a que se alimente a base de fruta.

 Es una confusión continua, mi mente no sabe cómo reaccionar. Hoy mismo te he encontrado de frente y sin pensar me he dado la vuelta de inmediato.

No sé por qué lo he hecho porque mi primer impulso, mi voluntad, era, ES, completamente la contraria. Pero qué hacer si sé que ya no sientes nada. Sólo recibo muestras de crueldad que, por otro lado, son completamente involuntarias porque ya no te importo. No sé si te habrás dado cuenta de mi giro brusco pero si es así me encantaría saber qué has pensado. ¿Habrás sentido lástima? ¿decepción? ¿habrás pensado que ha sido un gesto infantil e inmaduro? ¿cobardía?. Le doy vueltas ahora que estoy a solas con tu recuerdo y me gustaría pensar que has sentido o al menos pensado algo.

Pero lo cierto es que seguramente ni siquiera te hayas percatado de mi presencia.

Carral del Prado.

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s